encabezadoNewBorn

frase1

 

 

El retrato de un recién nacido se basa primordialmente en lograr transmitir y plasmar ese encuentro mágico de los padres con el recién nacido, y precisamente, cuando duermen, el sueño de los bebés es tan profundo y su postura tan relajada, que resulta un sacrilegio no detenerse a mirarles. La fotografía con recién nacidos requiere de una especial dedicación, por ello, ha de ser el fotógrafo quién se adapte al nuevo mundo del bebe, más nuevo para él que para nosotros.

Por lo general, suelo recomendar realizar este tipo de sesión en mi amplio estudio fotográfico, dónde no solamente yo soy dueña y señora de la luz sino que además allí dispongo de todas los recursos que suelo utilizar, sin embargo, en ocasiones, por temas de salud de la recién madre es necesaria realizarla en el domicilio de los padres en cuyo caso el resultado será diferente dado que no puedo llevar todos mis atrezos y recursos. 

Dependiendo del lugar donde realizamos la sesión usaremos solo luz natural (caso de la sesión a domicilio) o bien combinamos luz natural con luz de flash siempre tratando de no molestar al bebe en todo momento.

frase2

El momento ideal para la sesión son los primeros 6 días de vida a poder ser porque su sueño es totalmente inalterable, y a lo sumo entre el día 7 y 20 de vida del bebé, pudiendo obtener imágenes mágicas, que tendrán una vida muy corta pues su crecimiento pasa delante de nuestros ojos a velocidad de vértigo; y si resulta posible que no porten la pinza del cordón umbilical mejor, pues así podremos realizar posturas fetales sin miedo a que la pinza les presione el vientre.

Intentaremos que tanto el bebé como los padres estén tan cómodos y relajados como sea posible. En el caso del bebé, llenar el estómago antes de empezar la sesión es el primer paso hacia un sueño feliz. Pero su comportamiento es imprevisible y no tienen horario; por eso una sesión con un recién nacido requiere de mucha paciencia, nada de prisas, y sobre todo tiempo, hasta 4 ó 5 horas.

Cuento en mi experiencia con dos cesáreas, y por ello sé que esas dos primeras semanas suelen ser las más difíciles para la madre haciendo que no sea posible disfrutar todo lo que se debiera de estos momentos. Razón de más para inmortalizar estos instantes, y conservar para siempre esos gestos que pasado el tiempo no regresaran.

 

frase3

 

Para concertar una cita conmigo, sólo pido, que tras el parto, los padres interesados en realizar la sesión se pongan en contacto conmigo para comunicarme el feliz acontecimiento, de tal modo que yo pueda organizar mi agenda, dejando varios huecos disponibles durante el trascurso de la semana. Una vez ya instalados en casa, si las condiciones de recuperación y adaptación de la nueva familia son óptimas y satisfactorias, bastará con llamarme para organizar el mejor día y hora para concertar la sesión, siempre dentro de esos primeros 20 días de vida del pequeño.

Esto no significa que no se puedan realizar sesiones con bebés pasados esos primeros 20 días de vida, NO, sólo significa que el resultado final será diferente.

De realizar la sesión en el domicilio de los padres, para lograr una perfecta armonía en las fotografías y obtener auténticas fotos creativas, todo el atuendo necesario (telas, mantas, arrullos, gorritos, diademas… etc.) será aportado por mí el mismo día de la sesión, y por tanto, los padres no han de preocuparse por ello. Los padres sólo tendrán que organizar dentro de la casa el lugar más luminoso, cómodo y calentito para su desarrollo, y sobre todo, colaborar con mucho amor y mucha tranquilidad.

Si estás interesado/a en este tipo de fotografía, o bien piensas qué resulta un regalo fantástico para unos futuros padres, ponte en contacto conmigo y solventa cualquier duda que tengas.

La “Magia del New Born” está a punto de comenzar…