La fotografía con niñas es mucho más fácil y trasparente de lo que pueda parecer; ellas tienen un mundo interior lleno de magia que aflora a cada segundo, sólo tienes que estar delante de ellas y dejarlas hablar y sentir, y en menos de un minuto te entregan miradas y pensamientos con sabor a estrellas y te llenan el alma con el alboroto propio de mil mariposas en el estómago. Me encanta trabajar con niños y niñas, cierto es que estas pequeñas princesitas me lo pusieron muy fácil, pero si sabes mirar y escuchar, verás dentro de sus miradas y sus sonrisas los mejores deseos y sueños que todos un día tuvimos entre nuestras manos.

Gracias chicas, por regalarme estos momentos.
Y de nuevo mil gracias a sus padres por confiar en mi labor.

 

1
2 4
5
6
7
8
9
10
11
12
13 15
16

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*