Yo misma me sorprendo de lo fácil que resulta retratar a niños y a familias, cierto es que tengo mucha suerte con las familias que me llegan, pues la familia de Hugo es una maravilla, se pusieron en mis manos sin dudarlo, y todo resultó muy fluido y logramos imágenes tan sencillas como tiernas, donde el alma de la imagen eran ellos mismos.. y  al final eso es lo único que importa.

Gracias familia, por todo!!

w-h1
w-h2
w-h3
w-h4
w-h5
w-h6

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*