Martín portaba con él su enorme pinza de cordón umbilical el día de la sesión, pues sólo tenía una semana, y con ella un vagón lleno de gases que le impedían conciliar el sueño… pero gracias a la magia de los besos de su madre y a los masajes de su padre en el diminuto vientre de Martín conseguimos estas maravillosas fotografías…

1-Martin
2-Martin
3-Martin
4-Martin
5-Martin
6-Martin
7-Martin
8-Martin
9-Martin
10-Martin
11-Martin
12-Martin
13-Martin
14-Martin
15-Martin
16-Martin
17-Martin
18-Martin
19-Martin
20-Martin

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*