Realizar sesiones con recién nacidos, bebés de menos de 15 días, es una de las sesiones que más me enamora… volver a sentir a un bebé en mis brazos me hace regresar al pasado, sus gestos, sus caritas, sus manitas y piececitos son una maravilla de la Vida que nunca me canso de observar, y contemplarlos y tener la gran oportunidad de retratar esos primeros instantes para sus padres es un gran honor.  

En esta ocasión, el pequeño Oliver, sin conocer a sus padres, era como si fuera mi pequeño sobrino, pues su tía carnal Sara y su tío David, son parte de mí y ellos lo saben; ellos han contemplado mi carrera profesional como fotógrafa y me han apoyado siempre con confianza ciega desde mis inicios, han compartido conmigo mis ilusiones y yo las suyas con ellos, por ello, cuando Sara y David me dijeron que sería la fotógrafa oficial de su primer sobrino, no cabía de gozo en mí… Y nuestro pequeño Oliver, creo que fue consciente del gran momento y no pudo portarse mejor con sus apenas 8 días de vida. Tamara y Álvaro, padres de este precioso retoño, se dejaron guiar por mí y me ayudaron mucho para lograr instantes como éstos..  divinos por el gran amor que desprenden hacia su hijo, e increíbles por la magia de la vida que hemos captado entre todos. Fue una sesión a domicilio muy entrañable.

Muchísimas gracias, Tamara y Álvaro, por compartir conmigo vuestra razón de vivir…

Y mil gracias, Sara y David, queridos amigos, por ser cómo sois, OS Quiero!!!

Un abrazoooo,

Web01

W02
Web03

W04
Web05Web06Web07
W08Web09Web10
W11
Web12Web13 W14
Web15

web18
Web19
Wweb17
W20

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*