La sesión con Óscar fue un aquí te pillo y aquí te mato. Sus padres querían algo sencillo para poder elaborar los Recordatorios de Comunión que querían regalar a los familiares, pero además Óscar no es el típico niño que quisiera fotografías al puro estilo “Comunión”. Óscar es un niño con mucha personalidad que tenía muy claro que no deseaba una foto disfraz, simplemente fue él mismo con su traje azul marino como si de un adulto se tratase. Aunque su carácter responsable no impidió que nos regalase unas sonrisas picaronas y preciosas. 
Gracias mil a sus padres por cedernos estas instantáneas.

1
2
3
4
5
6
7
8
9

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*