No siempre resulta fácil realizar una sesión con recién nacidos de tan poco tiempo, suelo recomendar realizar esta sesión cuánto antes, porque es cierto que cuanto más pequeño el retoño más sencillo es todo, porque ellos se alteran menos, aún no tienen conciencia de cuándo les toca mamar o dónde se encuentran y su sueño es más profundo en comparación con las siguientes semanas a su nacimiento; aún así, no todos los recién nacidos son iguales y Paula resultó ser una maravillosa excepción, porque nos permitió disfrutar de su candidez y su pacífico sueño toda la mañana, sus padres y yo estábamos encantados y el resultado fue espectacular.

Muchísimas gracias a sus maravillosos padres por confiar en mí, por dejarse llevar durante toda la sesión y por ceder estas preciosas imágenes para el goce de todos vosotros,
Mil gracias familia!
Besoss

























Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*