Fotografiar a Sandra es un sueño hecho realidad; Sandra es una niña a la que adoro, y la quiero mucho no solo porque su madre es una de mis mejores amigas y una prima de sangre de verdad, sino porque además, Sandra es una niña con aplomo que sabe lo que quiere y cómo lo quiere. He de decir, que esta sesión es un puro capricho personal de Sandra, y quería que estas fotos fueran hechas por mí especialmente, y eso me conmueve y no os imagináis cuánto. Hicimos la sesión con dos vestidos, su vestido actual, y el vestido de Comunión de su madre, haciéndole con ello un regalo a su madre. Gracias a su delicadeza logró transportarnos a otra época y tanto su madre como yo terminamos babeando de gusto, juzgarlo vosotros.

Un besito princesa Sandra.

Sandri-31
Sandri-54
Sandri-97
Sandri-107
Sandri-110
Sandri-116
Sandri-119
Sandri-121
Sandri-123
Sandri-127
Sandri-134
Sandri-138
Sandri-140
Sandri-144
Sandri-149
Sandri-163
Sandri-173
Sandri-181

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*